Inicio » Biología-fisiología » ¿Por qué cuidar los mares?

¿Por qué cuidar los mares?

¿Por-que-cuidar-los-mares?

Casi todos sabemos el por qué debemos cuidar los mares de nuestro planeta, es como decir, que debemos cuidar el agua de nuestras casas, porque después podríamos tener problemas para llevar adelante las actividades diarias o nos podríamos enfermar, son tantas las razones. ¿Acaso no es algo lógico, el pensar y saber que tenemos que cuidar nuestros recursos?

A continuación, enumeramos algunas razones por el cual deberíamos tomar cartas en el asunto y ser más responsables con el planeta.

Panorama actual

En estos momentos toneladas de plásticos y otros materiales químicos son vertidos a los mares de nuestro planeta, provocando grandes problemas, como por ejemplo:

  • Afectación de la vida marina.
  • Perturbación del equilibrio del planeta.
  • Peligro de unas de nuestras principales fuente de alimento.

Afectación de la vida marina

El plástico y otros materiales al entrar en contacto con la fauna marina, producen enormes problemas, ya que afectan los ecosistemas, matan a los seres vivos que habitan en ellos produciendo un desequilibrio y contaminación del agua.

¿Por qué cuidar los mares?
Imagen 1. Océanos contaminados: hay basura por donde veamos. Créditos

La siguiente imagen nos muestra cuánto duran los plásticos en descomponerse, hay datos perturbadores como el primero del hilo de pesca, que permanece en el agua aproximadamente 600 años, casi que el mismo tiempo de la llegada de Cristobal Colón a América (528 años al momento de escribirse este artículo).

Tiempo de descomposición de diferentes tipos de plásticos
Imagen 2. Tiempo de descomposición de diferentes tipos de plásticos. Créditos

Perturbación del equilibrio del planeta

Casi todo el agua del planeta se encuentra en el océano. Y aunque parezca difícil de creer, de los mares proviene gran parte del agua dulce que necesitamos, ¿Cómo puede ser esto, si el agua del mar es salada?

¿Cómo la tierra hace que el agua de mar sea de beneficio para nosotros?

Esto ocurre gracias al ciclo del agua del planeta, orquestado por el sol. El ciclo da inicio con la evaporación, el sol evapora el agua de los mares, la cual se dirige hacia la atmósfera, donde la menor temperatura causa que el vapor de agua se condense y se formen las nubes, luego las corrientes de aire movilizan las nubes y las mismas colisionan, uniéndose y cayendo en forma de precipitación (lluvia) sobre la corteza terrestre, llenando ríos, lagos y cavidades acuíferas bajo tierra.

El ciclo del agua en el planeta da inicio con la evaporación.
Imagen 3. El ciclo del agua en el planeta da inicio con la evaporación. Créditos

¿Por qué debemos preocuparnos por las aguas del planeta, si ya la naturaleza tiene su propio mecanismo para convertir agua salada en dulce?

Si seguimos contaminando los mares del planeta y la atmósfera, las aguas que se supone que se deben convertir en agua dulce para posteriormente en potable, estarán con residuos químicos de provenientes de los productos que vertemos al mar. Por otro lado, en estos momentos tenemos fábricas que expulsan materiales químicos y tóxicos a la atmósfera. ¿Has escuchado hablar de las lluvias ácidas?

Estas lluvias se producen cuando las emisiones contaminantes de las fábricas, automóviles o calderas de calefacción entran en contacto con la humedad de la atmósfera. Pueden ser: óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre y trióxido de azufre, que al mezclarse con agua se transforman en ácido sulfuroso, ácido nítrico y ácido sulfúrico. Y desde luego que al caer en los mares, bosques, ciudades causan grandes daños.

Bosque afectado por la lluvia ácida.
Imagen 4. Bosque afectado por la lluvia ácida. Créditos

¿Sabías que, los mares funcionan como un gran regulador del clima en la tierra?

Las superficies de los océanos reflejan y absorben la radiación proveniente del sol. A través de las corriente marinas, el calor es transportado a diferentes lugares del planeta, influenciando en el clima de las regiones. Es por esto que, se consideran un regulador del clima.

Las corrientes marinas funcionan como un regulador del clima.
Imagen 5. Las corrientes marinas funcionan como un regulador del clima. Créditos

La importancia del fitoplancton: captura CO2 de la atmósfera producido por quema de combustibles

Si bien es cierto, los gases invernaderos son necesarios para regular la temperatura del planeta, ya que ayudan a mantener una temperatura adecuada para la vida; el aumento de la concentración puede traer grandes problemas. Y es que, los gases invernaderos como el CO2 retienen parte de esta energía en el interior del planeta, y no dejan que salgan causando así, un aumento de la temperatura global.

Efecto invernadero
Imagen 6. Proceso de el efecto invernadero en la tierra. Debe haber un equilibrio entre la energía que se acumula en la atmósfera y la que expulsamos por nuestra quemas de combustibles fósiles. Créditos

Y aquí, es donde entran en juego los fitoplanctons ellos capturan CO2 de la atmósfera; como sabemos, este es unos de los principales gases de invernadero producto de la quema de combustibles fósiles que aumentan la temperatura del planeta.

Entonces, al contaminar y dañar los mares del mundo, afectamos la fauna marina como el fitoplancton y cómo estos organismos capturan el dióxido de carbono (CO2), al matarlos corrompemos el delicado equilibrio de la naturaleza y nos afectamos a nosotros mismos.

Diatomeas vistas a través de un microscopio electrónico.
Imagen 7. Diatomeas vistas a través de un microscopio electrónico. Créditos

Peligro de una de nuestras principales fuente de alimentos

Los mares son una fuente enorme de alimentos para los seres humanos. Gran parte de los nutrientes necesarios para la vida provienen de ellos. Hoy en día, vemos cómo se contaminan ríos y mares con plaguicidas, metales tóxicos y otros químicos dañinos tanto para los organismos acuáticos como para nosotros los seres humanos.

Los plaguicidas pueden causar enfermedades en los seres marinos que nosotros consumimos. Los metales tóxicos de igual manera causan grandes daños, ya que producen alteraciones en los animales marinos, y como es de saber, muchos de estos son consumidos por nosotros y por los animales de campo, como el ganado (el alimento para ganado contiene harina de pescado). Así que, de forma indirecta pueden llegar a los platos de nuestros hogares.

Después nos preguntamos, ¿Por qué me contagié de una enfermedad «x», o ¿por qué contrajo cáncer tal persona? Y es que, prácticamente nosotros mismos, andamos contaminando una de las mayores de nuestras fuentes de alimentación del planeta.

Los tóxicos que tiramos al mar de alguna manera vuelven a nosotros.
Imagen 8. Los tóxicos que tiramos al mar de alguna manera vuelven a nosotros. Créditos

Y así como afectamos nuestras fuentes de comidas marinas, se crea un efecto dominó, ya que, de la misma manera afectamos la economía y los empleos de la gente que trabaja y vive del mar, además de algo obvio, que a la vez matamos millones de peces y otros seres necesarios para la continuidad de la cadena alimenticia, donde otros animales dependen y por ende nosotros.

Nosotros dependemos de la tierra, el único hogar con las características comprobadas para albergar vida. No hay otro. Cuida los mares, cuida el planeta

¿Por qué cuidar los mares?
Imagen 9. Tortuga afectada por la contaminación que realizamos a los mares. Créditos

Referencias

  1. https://es.greenpeace.org/es/trabajamos-en/consumismo/plasticos/como-llega-el-plastico-a-los-oceanos-y-que-sucede-entonces/
  2. https://comofuncionaque.com/que-es-el-efecto-invernadero/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la experiencia del usuario en nuestra página. Si sigues navegando estás aceptando su uso. ​Más información: Políticas de cookies.