Inicio » Medicina » Biopsias líquidas no invasivas para detectar cánceres de riñón en fases tempranas

Biopsias líquidas no invasivas para detectar cánceres de riñón en fases tempranas

Biopsia-liquida-no-invasiva-para-detectar-canceres-de-rinon-en-fses-tempranas 1

El cáncer de riñón es uno de los tumores más difíciles de detectar, por lo general se detectan en fases avanzadas comprometiendo la salud de las personas. Hace unos días los científicos del Instituto de Cáncer Dana-Farber anunciaron en la revista Nature Medicine, que se ha desarrollado un nuevo método para detectar cánceres de riñón en etapas tempranas, a través de biopsias líquidas no invasivas. En los cuales se incluyen a los tumores pequeños y localizados que muchas veces son curables; pero que por no poder detectarlos en fase temprana se vuelven mortales.

Detección de carcinoma de células renales utilizando metilomas de ADN libres de células plasmáticas y urinarias

Mejorar la detección temprana del cáncer tiene el potencial de reducir sustancialmente la mortalidad relacionada con el cáncer. La inmunoprecipitación de ADN metilado libre de células y la secuenciación de alto rendimiento (cfMeDIP-seq) es un ensayo altamente sensible; el mismo es capaz de detectar tumores en etapas tempranas.

Los científicos sugieren que, si se valida en ensayos más grandes y se aplica ampliamente, esta prueba (no invasiva) se podrían encontrar un gran número de cánceres de riñón en fases temprana. Como resultado se evitaría que se diseminen por el cuerpo, lo cual ayudará a reducir la mortalidad de ésta patología.

«Esperemos que podamos escalar esto a un nivel mucho mayor y detectar el cáncer antes para poder actuar con tiempo». Dijo Toni Choueiri, MD, director del Centro Lank de Oncología Genitourinaria en Dana-Farber, en el comunicado.

Se estiman 73,750 nuevos casos de cáncer de riñón para este 2020, y aproximadamente 14,830 morirán por esta enfermedad. Alrededor del 35% de los cánceres se diagnostican sólo después de que se han diseminado más allá del riñón; volviéndose más difíciles de tratar y aumentando la mortalidad.

Los tumores renales pequeños y que están en fase temprana, por lo general no generan síntomas, de hecho, estos se encuentran incidentalmente en exploraciones del abdomen realizadas para diagnosticar otras enfermedades. Sin embargo, no hay técnicas de imágenes u otras pruebas que permitan detectar el cáncer de riñón, de manera no invasiva, de forma que pueda ser aplicada en la población susceptible.

La prueba cfMeDIP-seq

El nombre técnico del método de prueba, que se encuentra en investigación, es «cfMeDIP-seq». Significa «inmunoprecipitación de ADN metilado libre de células y secuenciación de alto rendimiento». El método de biopsia funciona de manera diferente a los demás al detectar la metilación; en la cual, las señales químicas se unen al ADN, alterando o quizás silenciando la actividad.

Biopsias líquidas no invasivas

Las biopsias líquidas no invasivas que buscan el ADN relacionado con el cáncer diseminado por los tumores hacia la circulación sanguínea u otros fluidos corporales, se están estableciendo cada vez de manera más firme como medio de detección temprana de algunos tipos de tumores.

Sin embargo, «el cáncer de riñón es uno de los tumores más difíciles de detectar, porque no disemina tanto ADN mutante como otros tipos de tumores; reconoce Matthew Freedman, médico oncólogo de Dana-Farber y coautor principal del informe. Ahí es donde esta prueba funciona realmente bien debido a que se basa en patrones anormales en el ADN diseminado del tumor, pudiendo detectar la enfermedad en etapa temprana; incluso si el tumor disemina cantidades muy pequeñas del mismo, explicó.

La prueba fue casi 100% precisa cuando se usó con muestras de sangre para distinguir a los pacientes con cáncer de riñón de aquellos que se sabe que no tienen cáncer de riñón. El método logra menos precisión al analizar muestras de orina, pero los investigadores creen que se puede mejorar el rendimiento. Si la prueba se valida en ensayos más grandes y se vuelve ampliamente aplicable clínicamente, una muestra de orina sería incluso menos invasiva que una extracción de sangre.

El método de las biopsias líquidas no invasivas se probó en muestras de 99 pacientes con cáncer de riñón temprano y avanzado. De igual manera, quince pacientes con cáncer de vejiga urotelial en estadio IV y 28 sujetos de control sanos y sin cáncer. Al analizar el suero sanguíneo con la prueba, el estudio informó una clasificación «casi perfecta» de pacientes en todas las etapas del cáncer de riñón. Si bien, la clasificación basada en orina no fue tan precisa; «creemos que el rendimiento puede mejorarse mediante la optimización técnica y computacional», escriben los autores.


Referencia

Nuzzo PV, Berchuck JE, Korthauer K, et al. Detección de carcinoma de células renales utilizando metilomas de ADN libres de células plasmáticas y urinarias. Nat Med. Publicado el 22 de junio de 2020. doi: 10.1038 / s41591-020-0933-1


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la experiencia del usuario en nuestra página. Si sigues navegando estás aceptando su uso. ​Más información: Políticas de cookies.